PAULO MÉNDEZ – METAMORFOSIS

Captura de pantalla 2019-02-22 a la(s) 16.13.04

La historia del diseñador de moda que se libró del trajín comercial para darle un tiempo a su formación espiritual. Hoy, tras diez años de carrera, ancla su proceso creativo en lo más alto y se da el lujo de trabajar con tiempo. El sueño de muchos.

Discreto, sencillo. De andar lento. Una gorra roja combinada con una polera estampada, shorts, zapatillas y calcetines a la altura de la canilla.Tatuajes y cigarrillos. Barba larga y cabeza calva.


Paulo Méndez (35) es, en principio, reservado. Con un vaivén de manos permanente intenta responder algunas preguntas del pasado. Se complica, los recuerdos lo invaden y lo angustia no poder contar todo tal como quiere.“Espera, aquí me enredé, volvamos al principio”, repitió al menos tres veces durante la conversación.


No intenta deslumbrar a nadie, aunque muchos digan que tiene aires de divo. Sonríe a ratos; la carcajada llegó pasada la media hora de charla.


Diez años de historia de un artista que hoy, tras dos años de introspección y aprendizaje en el mundo de la física cuántica, la Neurociencia y el budismo, se asume más racional, feliz y consiente de lo que espera ser y lo que quiere en su carrera y su vida.


“Siento que he perdido la pretensión de grandes piezas. Hoy mi foco no está en los rasgos de alta complejidad en mis propuestas. Sí, tengo que admitir que en algún momento eso era importante para mí, pero actualmente me parece más atractivo generar sentido desde el relato artístico, me gusta mucho más lo simple. Las siluetas sencillas y clásicas”, asume sin censuras.


Su cambio es radical. Pasó de dormir entre tres y cuatro horas por día a darse el lujo de tomarse el tiempo del que todo el mundo carece, para repensar su negocio y sus colecciones.


Hoy, con mucho camino recorrido relata que cuando empezó pasó por muchos episodios de depresión. No reniega, aunque lo describe.“Hicimos de todo. Ropa prêt a porter, piezas solo a pedido, alguna más experimental, la marca urbana 2PM con la que nos fue súper bien. Pero en esos años me estresaba mucho y dormía muy poco. Fueron así tres años de no parar, dejé de ver a todo el mundo”.


La suerte parece acompañarlo desde siempre.Cuando salió del colegio su familia no tenía el dinero suficiente para pagarle los estudios, pero al cabo de unos años su abuelo se ganó el Loto y Paulo pudo cumplir su sueño.Empezó diseño en Temuco, lugar al que llegó siguiendo a un amor. Esa historia no duró más que algunos semestres y su regreso a Santiago fue inevitable.“En la ciudad estaba todo pasando y yo tenía mucha juventud y ganas de hacer”.


Algún tiempo después, de casualidad, también, unas amigas lo invitaron a la premiación de un proyecto de universidad y conoció a Majo Arévalo, quien en aquel minuto, en 2009, trabajaba con diseñadores de moda emergentes y desfiles, acompañado de un proyecto editorial que hasta el día de hoy sigue con vida, aunque con algunas modificaciones.


Ella fue quien lo llevó a su primera pasarela. Ese año Paulo brilló en las tablas deViña de Moda de la mano del destacado productor Camilo Valdivia. Desde allí, su nombre y su trabajo no pararon de salir en revistas y de trabajar en propuestas permanentes para los eventos fashion más importantes del país.


“No me costó entrar al mundo de la moda. Creo que tuve muy buenas madrinas. Majo Arévalo, Fernanda Zamora, Mariela Rodríguez, y así mucha gente en mi camino que siempre me quiso apoyar y participar de lo que estaba haciendo. Nunca sentí que me costó entrar, me siento muy afortunado en ese sentido, fue siempre todo muy orgánico”.


En 2012 tuvo su primera colaboración, a la que llamó Medra.“Ahí fue mi primer desfile independiente. Me alineé con Felipe Santander y montamos un espectáculo para 350 personas y mucha prensa. Me demoré un año en producirlo”.


Dos años después lanzó 2PM, una línea juvenil que respondía a la necesidad de buscar un sistema que nos permitiera vender de forma mas fluida, ya que con las piezas que trabajan la salida al mercado era muy lenta. En ese minuto a Paulo se le ocurrió crear una línea más económica, con una estética juvenil.“Si Prada tiene Miu Miu, ¿por qué yo no voy a tener mi marca chica?”, se preguntó. Y, claro, lo hizo y le fue bien. La primera colección de la marca fue presentada en 2014 en León, Mexico, junto con un proyecto de reciclaje de bolsas plásticas.


Fue en 2016 cuando se asoció con Matías Hernán. Dos artistas potentes trabajando juntos no podían pasar desapercibidos. Y no lo hicieron. Triunfaron con un primer proyecto que se llamó doble tag —doble etiqueta— para luego dedicarse a atender exclusivamente a rostros de TV, algunas marcas y producciones de revistas.“Fue una colección muy bonita con un desfile lleno de energía. Fue algo especial”, relata sin nostalgia recordando el cansancio que fue gestionarlo.
Cuando dejó de trabajar con Matías se dedicó a estudiar mucho, siempre pensando en el año 2019. Imaginó así, que el mismo golpe de suerte que le dio la vida a su corta edad para empezar sus estudios, lo seguiría acompañando incluso tras dos años de haberse dedicado a su búsqueda personal.


“Durante estos años una de las cosas que saltó a la luz fue el mercado de los vestidos de novia. Ahora tengo mi marca Paulo Méndez Bridal junto a mi mamá, mi hermana y mi cuñado”. Un proyecto en el que disfruta el proceso de creación de piezas con clientas  muy diferentes de las que siempre había trabajado.


Hoy Paulo no quiere producir grandes desfiles.“Tengo más ganas de dedicarle tiempo a una pieza. Me quiero dar el lujo de disfrutar el proceso creativo. Esa es la manera que me propongo trabajar durante este año: procesos mas largos, pero más efectivos”.


Después de la introspección que lo llevó a lo más profundo de la espiritualidad y el conocimiento desde el lado más biológico y animal, decidió encaminar este año con una propuesta que nada tiene que ver con lo que venía haciendo.“Durante ese largo tiempo de estudio, de nutrición, de visualizar cosas como la biología, todo eso se conectó en mí”.


Sin dudarlo, a través de Instagram y Facebook, se comunicó con dos artistas plásticas nacionales. Juana Gómez y Rosario Perriello, a quienes los conceptos del cuerpo y la naturaleza, las atraviesan directamente.


“Partimos trabajando en mayo de 2018 pensando en este año. Ya hemos tenido varias siluetas o piezas, pero hasta ahora todo está en maqueta, no está terminado de construir.Tengo la suerte en este proceso de aprender a trabajar, por ejemplo, con porcelana. Es maravilloso”. Lo único que sí tiene claro es que en esta colaboración la prenda sigue siendo su lienzo.



SU FAMILIA Y LA VIDA EN PUENTE ALTO


Paulo es uno de cuatro hermanos. Ni el chico ni el grande, pero sí el que siempre trabajó con su madre, Rosario Soto, la artista costurera detrás de todas sus creaciones. “Ni siquiera ella tenía noción de lo buena que era hasta que nos dimos cuenta de la exigencia de mis moldes y de su capacidad para lograr perfección”.


Su taller, como siempre ha sido, está en la casa de sus padres, en Puente Alto, barrio donde él también vive, desde los 18 años. La beta artística es de familia.“Mi abuela cosía, mi tía también. Mi madre cose y, tengo que decirlo, es de las buenas modistas que se pueden encontrar en este país”, asevera sin titubeos.“Partimos juntos, todo lo hemos hecho juntos, ¿qué te puedo decir de ella? Somos nosotros, nunca estuve solo”.

Al principio su foco fue la moldería, con la complejidad que esa palabra indica.“Quería generar piezas complejas y ahí fue cuando surgió una relación simbiótica con mi mamá. Mi relación con ella es muy linda, generamos un lenguaje equilibrado, pero no fue fácil. Cuando empezamos nos pasaba que no había una técnica desarrollada, pero de a poco nos empezamos a entender. Ella trabajó mucho ese lado porque mi propuesta de valor en aquel momento, y hasta el día de hoy, está en la complejidad del molde”, asegura. Y finaliza:“Mi mamá lograba hacer esas cosas de forma increíble”.


Paulo está seguro de que el boom de su nombre estuvo directamente relacionado con la calidad de sus propuestas.“Una de las ventajas que tuvimos al empezar fue que la ropa estaba muy bien hecha. Nosotros partimos con vestidos que siempre se vieron de alta costura porque estaban bien construidos, y eso es gracias a mi madre”.


Hoy, además de ella, los socios en la marca son su hermana Paloma (30) y su cuñado. “En esta etapa de profesionalización del trabajo, de optimización de tiempo y de recursos, estamos un poco más armados. Yo soy el diseñador de la marca, mi hermana es la que administra esta nueva etapa junto con mi cuñado, y mi madre que es mi mano derecha en la instancia creativa”.



GRAN ANIVERSARIO


Por su historia, trayectoria, todo lo contado y más, Paulo decidió celebrar a lo grande sus diez años de carrera. En conjunto con Harper’s Bazaar, convocó a diez mujeres para llevar piezas icónicas de su factoría y ser retratadas con ellas. Algunas que lo acompañaron desde sus comienzos, otras con las que ha trabajado esporádicamente, y también personalidades nacionales en potencia que se identifican con sus propuestas, pero que aún no se habían vestido con su firma.


Con un equipo de producción maravilloso, en el estudio Schkolnik y bajo el lente de Patricio Roldán, uno de los fotógrafos con más proyección del momento, el despliegue de este gran reportaje en homenaje al trabajo de Paulo Méndez conjugó juegos y arte, en un espacio que, sin dudarlo, fue lo más parecido a una gran familia.


Por Agustina Martínez
Fotografía: Patricio Roldán
Estilismo: Romina Meier
Maquillaje: Marcelo Bhanu y Carla Gasic
Pelo: Macka Claro, Juanjo Sandoval y Carla Fuenzalida
Producción ejecutiva: Sebastian Aguilar y Cristian Mugler
Postproducción de fotografía: Constanza González
Asistentes de estilismo: Gissele Flores y Sofía Leria
Agradecimientos a Estudio Schkolnick

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com